domingo, 26 de junio de 2016

Todo mal por la lluvia

Todo sea por el mal de la lluvia y por lo que decanta de lo que no se sabe aun.
Todo sea por la risa que decanta el saber a terrenos más áridos.
Todo sea por la bueno, todo sea por lo malo.
Todo sea por lo que no nos animamos a tener, y por lo que ya tenemos sin pensarlo.
Pensemos en lo poco que nos altera, y digamos no.
Pensemos con la lluvia en lo que queda tras haber hecho los deberes ciudadanos de no hacer nada.
La nada que pausa la lluvia acobijándonos tras mantos de sentires, sentires que lloran y que decaen en la pasión.

Alterados por lo infame de las dichas

Que ha pasado...
Que nos han dicho de más...
Todo sea por la muerte...
Qué dichoso.
Qué insustancial a la vez y que ganas de no hacer más que nada.
Qué potencialidad el rey con sus súbditos, que no ganan nada.
Que insustancial el vasallo.
Que muerto el príncipe.
Que leales las brujas, y los alterados por lo infame de las dichas.
Todo fue y será por las muertes de los sueños
Y de las cosas estancadas en estos pasaron buenos muchachos.
Y delirios.
Y marcaciones de textos.
Y menos iras para un futuro mejor, pero la desdicha de lo alterado por la nada,
y por los juegos de la vida nos desgotan, nos acogotan.
Nos impusilanimosian. Nos desabarrigan y nos empedocledían.
Todo por ser menos que todos y ganar más que la puta ballena que nos dice:
Seamos.
O no seamos.
Pero no querramos lo que no son los otros.

Heterosexualidades

Por más que la dicha cambie, por más que todo se quede en un cuarto, por más que leemos y leemos siempre lo mismo...
Hay alguien disculpándonos todo el tiempo que nos hace revivir la travesura de las dichas de la infamia.
Hay alguien que sucumbe perdido, perdiéndose, perdiéndonos, perforándonos el oído y el odio con travesuras de las dichas de la infamia.
No alteremos el alter-ego. No pensemos en lo pausado de antemano en la dicha de un truco. NO cambiemos lo que somos por un puto partido de futbol. No intentemos el amor en lo estancado.
No reservemos el pecado por la traición de no querernos más allá de lo que eramos en un final principiado.
No somos un patido infantil de futbol. Somos más que un Coca.
Somos más que la muerte que está en cada vaso austero por la hipocondría de querernos a salvo de los demás, haciendo que la nada se aparezca en los duelos in-fraganti, haciendo que muramos.
In-fraganti seré un peso pesado y volaré sin alas.
Heterosexualidades de la infamia.
Hetero-linfo-mentiras, hetero pesos de la gradación. NO alteremos el alter-cado. Que el alter-ego nos espera a la vuelta de cada esquina para darnos una trompeteada. El alter-ego, el que es Messe, el que es Ravirola. El que es el ser o no ser de Sartre, y CAMBIEMOS de canal. NO vale la pena el llanto. NO vale que amanezcamos con los ojos pegados de futbol. Heteroseanimosidades.
Todo sea ante la nada. La nada de un vaso de Fernet. De una calvicie estancada en el brillo del Technicolor. QUe sonríe a los televidentes posteriores, de la todo, de el nada.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Una suerte de locura

Esa suerte de locura
Es lo mismo que la pasión,
Un estado despertado
Como un niño que amanece,
Un bosquejo aproximado
Que reemplaza a la obra,
Los sueños sonriendo
De par en par
Como una ventana
A un paraíso,
Y el cielo
Que nos da la mano.
Mimamos los corazones
Del que está
Y luego
Del que no está,
Y así del alma
De la humanidad.
Creemos en creer
En todo momento,
Sabemos de una libertad
Que es como una luz
Que nos abre el pecho
Y nos hace llorar,
Y lloramos,
Hasta estallar,
Luego una risa
Estridente
Y liviana,
De tan grande,
Se escucha
Como cada uno
De los vientos,
Y ya no hay nada
Que nos detenga
Porque nuestra osadía
Nos hizo despegar
Para crecernos,
Para crecerlos,
Para vivir.
Abrazamos
Sin distinción,
Amamos
Con el corazón
Auténtico.
Abrazarse termina
En abrazar
Y amarse termina
En amar.
Y, llegado el momento,
Suspiramos,
Mientras la luna
Que no descansa
Nos guiña un ojo,
Y una calma
Nos dice al oído,
Sabiamente,
Que hemos cumplido.

martes, 8 de octubre de 2013

Culpa de un gran anhelo

Si tan sólo un ser
Soportara su ser
Que da miedo
De día
Y descansa
En la noche.
Si tan sólo
El sueño
Vencedor
De las puertas
Saciaría
El motivo
Que le dio
La vida.
Tú me haces
Enfrentarme
Con todo mi ser,
Que viene con toda
La carga
Culpa de un gran anhelo.
Tú me haces

Verme lejos
En el espejo
De tus ojos,
Que se hunden
En mi memoria,
Dejándome firme
Para ser fuerte.
Culpa de un gran anhelo
Viniste a aparecer,
Con tu rostro firme,
Con tu frente inmensa,
Con mejillas que contienen
La maravillosa luz
De tu mirada,
Y que me someten
A una lucha severa
Que va de la mano
De lo inmutable
De tu amor
En acto.
Yo vivo por ti,
Y cuando me ves
Siento todo por ti.
Siento el pecho
Inmenso
Como colgando
Del cielo
Y soñando
Estrellas,
Siento los brazos
gritando "¡Libertad!"
A la espera
Insobornable
De lágrimas
De felicidad.
Eres como
Una inmersión
Infinita
En un libro abierto,
Y tras una caricia
Tu suspiro
Es todo
Lo que importa.
Eres como el amor
Dándose la mano
Con los sueños.
Eres como una astucia
Que vuela alto
Despegando
De un pacto
Salvaje e indiscutible
Con uno mismo,
En el que
La tristeza
Y sus culpas
Se ahogaron
En las razones
De un corazón
Disparado
Al horizonte,
Al horizonte
De los dos.
Culpa de un gran anhelo
Caigo pero me levanto,
Culpa de un gran anhelo
Te conocí,
Y culpa de un gran anhelo
Vivo para contarlo.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Como tus imposibles

Te quiero ver,
Como el motivo
De estar bien
Que pide
Un suspiro
Que se esfuma
Olvidándose
En tus ojos.

Te quiero ver,
Como un deseo
Atolondrado,
De rabias
Y designios,
Que me está
Salpicando
Los vacíos.

Te quiero ver,
Y traer
El futuro
Colgando
De tus cabellos
Al viento,
Que salpican
Fuego y hielo.

Te quiero ver,
Todo lo que pasa
Está sumergido
En el motivo
De tus Lágrimas,
Que está
Rodeado
De amor.

Me flota
Decirlo,
Me brilla
Decirlo,
Los días
Se pasan
En nuestro
Camino.

De llantos,
De enojos,
De la inocencia
De las cosas
Inevitables,
Que los vientos
Acomodan,
Con atino.

Haces
Que mi espíritu
Se redima
Con la justicia
De la alegría
Inesperada
Que me hace decir
"Te quiero ver".

Te quiero ver,
Porque
Te quiero.
Porque
Mi espíritu
Abarca tanto
Como
Tus imposibles.

sábado, 27 de julio de 2013

El nido de los corazones

Sería tan feliz
Viviendo un nuevo mundo
En mi corazón.
Danzaría sin saberlo
Con una
Confianza ciega
De ojos cerrados.
Y tú,
Estás y no estás,
Me quieres
Y no me quieres,
A mis ojos eres
El todo
Y la nada.
Es tan claro
Y lo veo
Tan oscuro,
Acomplejado.
Eres tan disimulada
Como, para algunos,
El sol y la luna,
Las aves y los peces,
La porfía cerrada
Y el que
Tan abierto
No hace nada.
Sería tan feliz
Olvidando
Los pasos pisados
Y todo el amor
Que nunca se fue.
Te pienso,
Pero más que
Pensarte,
Te siento
Y me siento
Pleno,
Y esto me dice
Lo que haces
Por mí,
Lo que te juegas
Al resguardo
De una obviedad
Brillante,
Como todo
Lo que haces brillar.
Tú haces
Brillar el mundo,
Brillar mi nombre,
Al escribirlo,
Y te sientes sola
Ante tanto.
Tu inmensidad
Está en el fulgor
Del mundo
Que brilla
Por tu causa,
Y lo quieres
Compartir todo,
Y danzas ante mí
Y caes
Ante mi orgullo
Que se muere
Saltando el charco
De los pececitos
Ciegos.
“Es tan complicado
Ser simple”,
Me digo
Cuando de noche
Vemos
La misma estrella.
La envidia se cansa
De saltar
En una pata,
La razón se pierde
Entre lágrimas
Y se encuentra
Verdecida,
La angustia
Por fin encuentra
Rezones de por qué
La vida
Se puso
En su falda,
Y la porfía
Se cansa
Resoplando
En la densidad
De éste,
Nuestro
Nuevo mundo.